Memoria

(El único tiempo que hemos olvidado es el Presente…)

Cuando quieras encontrarte, no mires para atrás, pues ya todo pasó…
Cuando quieras un instante de comunión,
asómate a la Memoria sin tiempo,
capta la luz que emerge por la grieta que se filtra en el silencio,
asume tu antigüedad inocente y sorpréndete de tu grandiosidad,
tu sabiduría sin balbucear;
tu mirada limpiará cada herida, dejando a los que amas brillar
y como en un atardecer de primavera irás regresando suavecito,
trayendo tu farolito que nos quiere Alumbrar…
A ésto y sólo a ésto lo llamo SERVICIO A LA HUMANIDAD.

                                                                      María Soledad Ranzuglia
                                                                         Del libro “Vislumbres de Sol”